sábado, 28 de diciembre de 2013

Un quijote de la memoria

Darío Rivas tiene 92 años. Llegó de niño a la Argentina y a los años se enteró de que su padre, alcalde en la provincia de Lugo, había sido fusilado por los fascistas. Hace un año inició una causa que pretende llevar a la justicia universal, ahora al otro lado del Atlántico. En una entrevista con Página/12 cuenta por qué lo decidió.
El artículo de Rocío Magnani en:
http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-181122-2011-11-13.html