martes, 5 de marzo de 2013

Ana Orejas López


Ana Orejas López nació en Sama de Langreo y residía en Gijón. Era empleada del hogar y se afilió el PSOE (Agrupación Socialista de Gijón) y a la UGT. El proceso que se siguió con ella partió de una denuncia de una viuda de un guardia civil. Esta viuda denunció que Ana Orejas había entrado en el cuartel de la Guardia Civil de Gijón en julio de 1936 y que la vio con un pañuelo rojo al cuello y una pistola. Ana Orejas confirmó que había entrado en el cuartel, unos días después de haber sido tomado por los milicianos, pero que lo había hecho por curiosidad y no vestida de miliciana ni con pistola. Fue sometida a una rueda de reconocimiento en la cárcel de Coto con otras presas y, al parecer, la denunciante la reconoció. Ana Orejas declaró, además de esta estancia en el Cuartel, que había sido enfermera en el Hospital Covadonga pero fue despedida al poco tiempo. También declaró que había ingresado en el Partido Socialista una vez iniciada la guerra. Ana insistió en que ella no había participado en ningún asalto.
Ana Orejas fue condenada a la pena de muerte en Consejo de Guerra celebrado el 8 de noviembre de 1937. Fue fusilada al día siguiente. Tenía 23 años.
Sobre el Consejo de Guerra:
Además: