jueves, 14 de junio de 2012

“Chamábanlles rojas” recupera la identidad de cien represaliadas

Dolores Blanco Montes, Peregrina Comesaña Costas, Josefa García Segret y Carmen de Miguel Agra forman parte de las cientos de esposas, madres e hijas que fueron perseguidas, maltratadas y en algunos casos asesinadas por su ideología. De distintos estratos sociales, con diferentes ocupaciones, tan sólo las une el haber sido víctimas.
“Vermellas. Chamábanlles rojas” es la nueva apuesta expositiva para ponerles nombre y cara a las represaliadas durante la guerra civil y en los primeros años del franquismo. La muestra estará abierta al público en la Casa das Artes hasta el 20 de marzo (de lunes a viernes, de 18 a 21.30 horas; los sábados, en horario de mañana y tarde; domingos y festivos, de 11 a 14 horas). Recoge documentación escrita, oral y gráfica en la reconstrucción de la vida da cada una de estas mujeres y en su muerte.
Dolores Blanco nació en Cangas. Era atadora, afiliada a la CNT y dirigente de “La Reivindicadora”. Fue detenida en 1936 y sobrevivió a un “paseo”. La juzgaron por rebelión y la condenaron a 12 años y un día, pena que fue conmutada en 1942.
Peregrina Comesaña era natural de Alcabre. Le raparon el cabello como símbolo de humillación, mientras sus tíos Emilio Comesaña Sobreira y Florentino Costas Pereiras fueron “paseados” (ejecutados).
Josefa García nació en Tui en 1908. Fue maestra de la República en Vigo, donde la juzgaron por rebelión, condenándola a muerte. Fue conmutada primero por cadena perpétua y por 6 años y un día, en 1944.
Carmen Miguel Agra representa uno de los casos más trágicos de la exposición. Viguesa, militante comunista, prefirió quitarse la vida con su marido, Ángel Nogueira Nogueira, antes de ser apresada. Forman parte del mayor suicidio colectivo que tuvo lugar en Vigo. Sucedió en 1937 cuando nueve fugitivos fueron interceptados cuando intentaban huir en un barco pesquero. Carmen y Ángel dejaron huérfanas a dos niñas pequeñas. Aparecen en una de las imágenes más impactantes de la muestra, junto a las tumbas de sus padres.
La memoria de Ángela Iglesias Rebollar también se recuperó del olvido. Tudense de nacimiento, aunque residente en el barrio de O Toural de Teis, estaba embarazada cuando fue paseada con su marido, José Niebla García, en la capilla de A Guía, en 1937. La conocían por “la protestante”. Sus dos hijos fueron separados, su casa saqueada y sus bienes quemados.
“Vermellas” es resultado del proyecto de investigación de la Universidad de Santiago de Compostela “As vítimas, os nomes, as voces e os lugares”. Con este trabajo se establece por primera vez una base de datos de los represaliados gallegos en www.nomesevoces.net.
(Ana Baena)
En:
http://www.atlantico.net/noticia/128967/chamabanlles/rojas/represaliadas/