domingo, 18 de mayo de 2014

Tiburcio Osácar Echalecu

Tiburcio Osácar Echalecu nació en Berriosuso (Pamplona) el 14 de abril de 1869 en el seno de una familia humilde, ya que su padre era jornalero. La familia se trasladó a Pamplona vivir. Allí, Tiburcio trabajó como tipógrafo y periodista y, también en la venta ambulante. En 1894 dirigió el semanario donostiarra “Thun-Thun” y colaboró en “El Eco de Navarra”. En 1898 dirigió el semanario satírico “El Irunsheme”, donde se fustigaba a los sectores más derechistas de la capital navarra.
Tiburcio Osácar pasó a residir en Zaragoza en la segunda década del nuevo siglo y allí es donde comenzó su intensa carrera política, además de seguir como periodista, ya que colaboró con “El Ideal de Aragón”. Se vinculó al Partido Radical pero muy pronto abandonó el radicalismo por el socialismo, afiliándose al PSOE. Regresó a Pamplona donde comenzó a destacar tanto en el partido como en la UGT navarros. En el año 1928 fue elegido presidente de la Sociedad de Tipógrafos de la Federación Local de Sociedades Obreras de Pamplona.
Tiburcio fue uno de los navarros que proclamó la República desde el balcón del Ayuntamiento de Pamplona, dirigiendo a los asistentes un discurso. No consiguió salir como diputado en las elecciones de ese año pero eso no mermó su energía política. Durante la época de la República se dedicó a dar mítines en Pamplona y en localidades de la Ribera. Además, dirigió el semanario ugetista “¡¡Trabajadores!!”. Curiosamente, el 18 de julio de 1936 salió el último número de la revista con un artículo en el que pedía calma a los socialistas ante el aumento de la tensión y de la violencia políticas, que achacaba a las derechas. Tras el intento de Golpe de Estado que originó la Guerra Civil, políticos del Frente Popular y algunos sindicalistas se reunieron con el Gobernador Civil de Navarra, Mariano Menor Poblador, tratando de formar un gabinete de crisis con la finalidad de organizar la resistencia contra los sublevados. Además de Tiburcio, participaron en la reunión los republicanos Ramón Bengaray y Aquiles Cuadra; el comunista Jesús Monzón y su hermano Carmelo;el socialista Constantino Salinas; Natalio Cayuela, secretario de la Audiencia y los concejales Antonio García Fresca, Salvador Goñi y Antonio García Larraeche. Sin embargo, el grupo no tardaría en dispersarse al hacerse evidente que la resistencia era inútil.
Tiburcio Osácar Echalecu sería fusilado, previsiblemente en agosto, en las inmediaciones de Ibero. En el momento de su muerte, contaba 67 años de edad. Dejó como viuda a Adelaida Andrés Galindo.
Tiburcio Osácar fue, sin lugar a dudas, uno de los principales protagonistas del socialismo navarro en su historia.
Ver:
M. FERRER MUÑOZ. El socialismo en Navarra durante la II República. – En : Príncipe de Viana, nº 184 (1988)

A. GARCÍA-SANZ MARCOTEGUI. Tiburcio Osácar Echalecu. – En : La Comarca de Pamplona: Mancomunidad de Aguas de Pamplona. Semblanzas
biográficas,
 pp. 275 y 276