miércoles, 12 de febrero de 2014

Villarcayo tras el golpe de 1936

VILLARCAYO TRAS EL GOLPE DE 1936: ALGUNAS PINCELADAS
El 18 de julio era sábado, la fiesta de Santa Marina (la víspera es la verbena de Las Guindas). Poco a poco comenzaron a llegar noticias de que algunas guarniciones del ejército s e habían sublevado. Las noticias que llegaban eran confusas, y se reciben con estupefacción. La toma del poder en los pueblos por los falangistas abre una nueva etapa. Debió ser sorprendente la transformación de Villarcayo en aquella segunda quincena de julio. La última primavera no había sido muy tranquila por los asaltos y escaramuzas de fascistas en la Villa. Pero continuaba siendo el centro neurálgico del comercio y una ciudad liberal. De repente todo cambió.
El artículo completo en: