lunes, 2 de agosto de 2010

Breve aproximación a la historia de la esclavitud en Estados Unidos. Segunda Parte

La lucha contra la esclavitud comenzó en el Norte. La Sociedad Americana de Colonización fracasó en su intento de repatriar negros a África porque en quince años sólo dos mil personas habían sido trasladados. La Sociedad Antiesclavista Americana, fundada en 1833, se planteó la abolición de la esclavitud de forma inmediata. El antiesclavismo se fue convirtiendo en una causa con fuerza creciente en Estados Unidos, unida o en paralelo a otras causas que querían construir un nuevo modelo de sociedad. La diversidad de causas y su dispersión favorecieron que esa nueva sociedad, que terminaría por triunfar, se hiciese bajo las premisas de la burguesía del Norte.

Entre 1835 y 1860 los modelos sociales y económicos del Norte y del Sur chocaron de forma brusca. El Norte, vinculado a los republicanos y con figuras tan importantes como Lincoln, se opuso al sistema esclavista sureño y a su sistema económico de plantación como anticuado. El Sur defendía, en cambio, sus intereses.

La población esclava vivió, en realidad, ajena al enfrentamiento entre el Norte y el Sur. En realidad, era una excusa en esta lucha. En la guerra una mayoría negra permaneció junto al Sur, ya fuera por lealtad a sus amos, ya por ignorancia y hasta por miedo.

Los demócratas, apoyados por el Sur, no consiguieron hacer valer su fuerza en la Cámara de Representantes y el enfrentamiento terminó por estallar. El resultado de la guerra civil hizo posible la abolición de la esclavitud.

Pero la lucha no había cesado con el fin de la contienda. La situación social del Sur no varió sustancialmente. Las normas gubernamentales, dictadas desde el Norte, no eran cumplidas por el Sur. Las posibilidades de mejora para la población negra eran boicoteadas por los blancos sureños. Muchos negros permanecían con sus antiguos amos y en unas condiciones de vida similares a las del pasado, cuando no peores dados los problemas económicos del momento histórico.

En la posguerra se desarrollará la idea del “pobre blanco”. El racismo y la intransigencia en el Sur se agudizaron y tendieron a que muchos blancos comenzaran a organizarse para defender sus ideas y principios. Este fue el caldo de cultivo donde se crearon organizaciones como el Ku Klux Klan.

Cuando el Sur se fue reconstruyendo económicamente, los políticos sureños consiguieron aprobar las medidas necesarias para mantener su poder sobre los negros: los famosos “black codes”. Por ellos, se limitaban los derechos civiles de los negros, como eran, entre otros, no poder formar jurados ni podían llegar a puestos de responsabilidad en la administración, entre otros.

A los negros, a pesar de su libertad, les quedaba una larga lucha por delante. Habían pasado de ser una población esclava a una población marginada.