miércoles, 25 de enero de 2012

La cultura republicana como cultura derrotada

Vidas cruzadas y destinos derrotados. La obra merecedora del XXIII Premio Comillas de Historia, Biografía y Memorias narra —con minúsculas— la historia de varias Españas contrapuestas, las biografías de dos árboles genealógicos y las memorias, firmadas a cuatro manos por Jon Juaristi (entrevista) y Marina Pino, de la rama común que une a los personajes que pueblan el libro y a los propios autores: el ex ministro republicano Tomás Bilbao Hospitalet.
"Yo leía a Juaristi, pero no lo conocía, hasta que en un artículo escribió que Tomás Bilbao, mi abuelo, era su tío abuelo. Me di cuenta de que Jon era primo segundo mío y me puse en contacto con él para decirle que estaba investigando su vida", recuerda Pino, quien acordó entonces con Juaristi rememorar la saga familiar de un hombre que, en tiempos convulsos, dejó la arquitectura por la política: fundó Acción Nacionalista Vasca (sí, ANV); ejerció de teniente alcalde de su ciudad, Bilbao; entró en el Gobierno del socialista Juan Negrín en plena Guerra Civil, ocho meses antes de la derrota; y, tras huir a Francia, logró exiliarse en México, donde moriría en 1954.
Paralela, tangencial, transversalmente, muchas otras vidas. Por ejemplo, la de la joven que tuvo un hijo con Tomás Bilbao estudiante. Tenían apenas 18 años y la chica tuvo que irse con el churumbel en brazos a Sevilla. La criatura sería el padre de Marina Pino (Barcelona, 1942) y la madre terminaría casándose con "un policía republicano al servicio del Banco de España que está en Paracuellos".
Luego... "desgracias en cadena", apunta esta traductora y periodista, cuya familia materna no correría mucha mejor suerte. Su otro abuelo, un teniente coronel destinado en Tarragona, fue enviado a liberar Zaragoza y "lo mataron en la toma de Sástago".
El resto en:
http://www.publico.es/culturas/339930/la-cultura-republicana-como-cultura-derrotada