lunes, 20 de agosto de 2012

Ellos pasaron por todos los círculos del infierno


El 11 de abril es el Día Internacional de la Liberación de los presos de los campos de concentración fascistas. Fue instituido por decisión de la ONU en memoria de la insurrección internacional de los presos del campo de concentración de Buchenwald.
En el territorio de la Alemania fascista y de los países por ella ocupadas existían 14 mil campos de concentración.
Durante la II Guerra Mundial por estos campos de concentración pasaron más de 20 millones de personas de 30 países. Doce millones no vivieron hasta el día de la liberación.
Hoy, 11 de abril, en la colina Poklonnaya de Moscú, junto al monumento “Tragedia de los Pueblos”, se realiza el tradicional mitin conmemorativo, al que vienen ex presos de campos de concentración fascista, sus hijos y nietos. De año en año viene aquí, entre otros, Inna Jarlamova, ex presa del campo Igrén, que se encontraba en la provincia de Dnepropetrovsk de Ucrania. Me llevaron al campo de concentración con mi mamá, cuando yo era muy pequeña, recuerda Inna Jarlamova.
No sé cómo logró mi mamá quedar con vida y conservar la mía. Siempre lloraba y no le gustaba recordarlo. El campo de concentración fue volado por los fascistas durante la retirada, en octubre de 1943. El día 11 de abril se realiza siempre solemnemente allí donde hay filiales de nuestra organización de ex presos de los campos de concentración fascistas: en Ucrania, Bielorrusia, Rusia, Uzbekistán, Moldavia, Kazajistán. Los ex presos se reúnen y recuerdan la hazaña de los que estuvieron en Buchenwald.
Hoy tiene mucha importancia no olvidar la proeza de los soldados soviéticos que en una dura lucha liberó Europa y el mundo entero de la peste parda del fascismo, dice Inna Jarlamova.
Todos los ex presos guardan cuidadosamente esta memoria y la transfieren a la nueva generación. Para que nuestros nietos y bisnietos recuerden qué precio se pagó por nuestra Gran Victoria. Para que no olviden nunca qué hacían los fascistas con los niños. Para que hagan todo lo posible a fin de que en la Tierra reine la paz y el cielo esté siempre despejado.
Entre los presos de los campos de concentración fascistas 5 millones eran ciudadanos de la Unión Soviética.
Visto en: