martes, 21 de agosto de 2012

La represión británica en Kenia del movimiento Mau Mau: el regreso de las culpas del pasado


En el pasado año de 2011 tuvo lugar en Londres un juicio, promovido por las denuncias de cinco ancianos en el año 2009, que ha sacado a luz los excesos que el Reino Unido cometió en Kenia en la represión del movimiento independentista “Mau Mau”, al que le dedicamos en este blog, hace tiempo, un artículo monográfico. Recordemos que los Mau Mau se enfrentaron a los británicos durante los años cincuenta.
Las denuncias de los ancianos tienen que ver con las vejaciones que padecieron por parte de las autoridades británicas. En el proceso estuvieron los cuatro supervivientes. Paulo Nzili fue castrado con unas tenazas por pertenecer al movimiento, aunque, al parecer, su única conexión con el mismo fue el de ayudar a activistas del mismo suministrándoles comida. Ndiku Mutua también fue castrado. Por su parte, Wambugu Wa Nyingi estuvo encerrado en varios campos de internamiento sin que se le formulara acusación alguna. En una ocasión tuvo que pasar tres días junto con los cadáveres de once personas que no habían conseguido resistir, como él, las palizas que recibieron. Jane Muthoni Mara fue detenida con 17 años y brutalmente torturada, además de ser violada.
Estas brutalidades no fueron conocidas en su día porque las autoridades británicas decidieron esconder todos los documentos relativos a las mismas. Es muy significativo lo que expresó el fiscal general que fue destacado en Kenia en la época de la insurrección de los Mau Mau: “si tenemos que pecar, pequemos en voz baja”. Pero los documentos han terminado por salir en el proceso, gracias a un funcionario.
Los ancianos reclaman al gobierno británico que pida perdón y que constituya un fondo de ayuda a los supervivientes de la represión. Pero Londres ha respondido que ha pasado ya mucho tiempo y que sus responsabilidades o culpas habrían terminado cuando Kenia accedió a su independencia.
Estamos ante un ejemplo más de la brutalidad empleada por las potencias coloniales occidentales y de cómo se vuelve a emplear el argumento del paso del tiempo para eludir las responsabilidades cometidas en el pasado.