lunes, 6 de agosto de 2012

La Pascua Sangrienta en Irlanda

En abril de 1916 se dio la revuelta irlandesa en Dublín conocida como la "Pascua Sangrienta". El 24 de abril de ese año miembros del Ejército ciudadano y de los Voluntarios Irlandeses, al mando de James Connolly y Patrick Pearse, ocuparon edificios importantes de Dublín y proclamaron la República de Irlanda. Pero la rebelión fue sofocada con facilidad por las tropas británicas por una serie de razones: la propia fuerza del ejército británico, la falta de armas de los sublevados, problemas de coordinación y porque algunos sectores irlandeses no colaboraron ni apoyaron el levantamiento. La represión británica posterior fue durísima. A pesar del fracaso, esta rebelión es considerada clave en el trabajoso camino de la independencia irlandesa.