lunes, 10 de septiembre de 2012

Oficina de Prisioneros de Guerra y Personas Desaparecidas del Pentágono norteamericano


Hace algún tiempo nos hacíamos eco en este blog del interés de los británicos por localizar, identificar y exhumar los restos de sus soldados en todo el mundo. Pues bien, en la reciente noticia acerca de la carta que le ha llegado a un ciudadano norteamericano anunciándole la muerte de su hermano en Alemania en la Segunda Guerra Mundial, se aludía a la Oficina de Prisioneros de Guerra y Personas Desaparecidas del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Esta oficina contaría con unas seiscientas personas, especializadas en diversos campos científicos y administrativos, encargadas, entre otras funciones, de localizar, identificar y exhumar los restos de sus soldados norteamericanos en todo el mundo, especialmente donde Estados Unidos ha participado en guerras y operaciones militares.
Es importante difundir lo que se hace en otros países con sus ciudadanos desaparecidos en un intento de que una parte de la clase política y de la opinión pública española, inclinada hacia la derecha, comience a entender que la localización, identificación y exhumación de restos humanos de ciudadanos de un país no es un invento de la izquierda española ni del presidente Zapatero, sino un deber que asumen los estados estableciendo organismos públicos, asignando recursos y funcionarios. De ese mismo modo, creemos que el Estado español debería asumir estas tareas en nuestro país, habida cuenta de la magnitud de la cuestión, que solamente ahora comenzamos a vislumbrar con el mapa de fosas; una punta del iceberg de lo que, a buen seguro, esconde nuestra geografía.
Los interesados en conocer la labor de la oficina norteamericana pueden consultar el siguiente enlace: