domingo, 18 de marzo de 2012

El Plato Único

Se conoce como “plato único”la orden de 30 de octubre de 1936 que establecía una medida de austeridad ya en plena guerra en el bando sublevado. Solamente se podía servir un plato único (se incluía un postre) en restaurantes y establecimientos de hostelería los días 1 y 15 de cada mes. La mitad del importe del plato único se debía destinar a fines benéficos administrados por el Auxilio Social. El 18 de marzo de 1937 se dio otra disposición menos rigurosa, ya que se establecía que el cliente podría elegir dentro del plato único entre verdura, carne o pescado. Pero el 16 de julio de 1938 el plato único pasó a ser semanal, siendo el viernes el día obligatorio en este sentido. Se dispuso una nueva distribución del 50% del dinero recaudado de cada plato: un 25% para el Fondo de Protección Benéfico-Social y el otro 25% para el Subsidio Pro Combatientes. Además, los lunes eran destinados al “día semanal sin postre” para ahorrar y los dueños de los restaurantes debían dar un donativo a voluntad. En el mundo privado muchas familias por dificultades económicas, mimetismo social o por convicciones ideológicas siguieron esta costumbre del plato único hasta bien entrada la posguerra.