lunes, 26 de marzo de 2012

Los prisioneros coloniales franceses en la Segunda Guerra Mundial

En el número 9 de la revista “BBC Historia” se hace una reseña de un artículo de Raffael Scheck sobre los prisioneros coloniales franceses (French History, vol. 24, nº 3), víctimas poco conocidas en un conflicto lleno de desgracias y víctimas. Se trata de la historia de unos 120.000 soldados procedentes de las colonias francesas, la mayoría de ellos del África septentrional. Fueron hechos prisioneros por el ejército alemán en 1940 cuando Francia se derrumbó y fue derrotada. Los nazis les trataron de forma brutal con torturas, asesinatos y hasta fueron empleados en experimentos médicos de fármacos para combatir las enfermedades tropicales. Pero, en el mes de agosto de 1940, las autoridades alemanas cambiaron su política hacia estos prisioneros. Las condiciones de vida de los campos mejoraron. Al parecer, este cambio tenía que ver con las aspiraciones de Hitler por controlar Marruecos. Se mejoró la alimentación de los prisioneros y se ordenó un trato más benevolente hacia ellos. La pregunta que se hace Scheck es si este cambio de táctica surtió o no algún efecto. No cabe duda, que los prisioneros no estaban muy contentos con las autoridades francesas de Vichy que nada hacían para liberarlos, muy al contrario de lo que se estaba haciendo con sus compañeros blancos. Así pues, pesó más en estos prisioneros el resentimiento hacia los franceses que la supuesta “benevolencia” nazi. Para empeorar la situación, al terminar la guerra la administración francesa no se implicó rápidamente en la expatriación de estos prisioneros.